Respira

El mundo lugar hostil.

Dios nos pone aquí con un propósito que hay que recordar cada segundo para asi no caer en la desesperanza.

La luz con la que venimos se va desvaneciendo sino nos postramos ante los pies de Cristo.

Y entonces habla.

Den gloria y honra y acción de gracias al que está sentado en el trono, al que vive por los siglos de los siglos, los veinticuatro ancianos se postran delante del que está sentado en el trono, y adoran al que vive por los siglos de los siglos, y echan sus coronas delante del trono, diciendo: Señor, digno eres de recibir la gloria y la honra y el poder; porque tú creaste todas las cosas, y por tu voluntad existen y fueron creadas (Ap.4:9-11).

Y entonces la paz trasciende todo entendimiento y hay descanso.