Sin ser parte del mundo

Durante gran parte de mi vida no entendí el mundo. No sentía que encajaba en ninguna parte. No comprendía porque teníamos que hacer ciertas cosas. Todavía hoy pienso en ese momento en mi vida en que me creí el cuento de que el éxito era ser alguien. Que con el dinero podría no solo sobrevivir sino adquirir un mejor estatus social. Qué tristeza. ¿Cómo es posible que nos hayamos creído esa historia? Que hayamos perdido y sigamos perdiendo nuestros segundos en algo más absurdo que una idea generada por los mismos hombres? Es que acaso nosotros somos solo carne? como es si quiera posible que hayamos desplazado a nuestra alma y no le demos la importancia que tiene.

Todos sus habitantes lloran, andan en busca de alimentos; dieron sus riquezas a cambio de comida para poder sobrevivir.

Vivimos en un estado de insatisfacción permanente. ¿A qué creemos que se debe esa insatisfacción? Adentro, nuestra mente se nubla por pensamientos que no nos pertenecen. No podemos oír los susurros de Dios. Caemos y caemos en el mismo lugar sin notar el sol, sin sentir sus rayos. No tenemos donde recostar la cabeza.

Yo por lo menos me cansé de vivir así. Me cansé de creerme ese cuento. Yo ya no quiero pensar en las cosas de los hombres y de la sociedad. Yo solo me dejo guiar por aquel que me hizo, aquel que me diseñó, aquel decidió darme la oportunidad de ser y me trajo a este mundo para que lo encontrara.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s