Yo dejaré que ustedes me encuentren y haré que cambie su suerte.

Hoy encontré este pequeño testimonio y quiero compartirlo. Solía sufrir de muchas crisis existenciales (a veces me tratan de perseguir todavía), pero si alguien se encuentra perdido y creyendo que no hay propósito en esta vida. No es así. Todo es un propósito y todo pasa por un propósito.  Yo dejaré que ustedes me encuentren y haré que cambie su suerte.

Esta historia la tome de: http://psico.usal.edu.ar/psico/crisis-existencial

Daniel, abogado y capellán.

“Tenía 35 años y estaba por casarme. Mi plan era casarme de grande, como papá. Él sostenía que un muchacho debía vivir, conocer todo y después colgar la zapatilla y ser buen marido. Yo era muy enamoradizo, me gustaban mucho las chicas, tenía éxito y muchas novias. Me enamoraba físicamente y me agarraba el apuro de declararme antes que otro”.

“Un día me estaba vistiendo para ir a una fiesta con mi novia. De pronto sentí un gran silencio interior y la convicción de que Dios me llamaba a su servicio. Pero lo rechacé: venía a trastocar todos mis proyectos. Ese silencio se empezó a suscitar más seguido, sobre todo de noche, cuando me iba a acostar. Sentí que Dios me llamaba y al mismo tiempo que era libre en la elección. Me sentía halagado, pero me iba al río, remaba y remaba y le decía a Dios: ‘No te confundas, a mí me gusta esto’. Y le pedía que me contestara”.

“Esa misma tarde se desató una tormenta brutal. Paré en San Fernando, justo enfrente de una iglesia. Y decidí entrar. En ese momento, el cura pregunta si alguien puede ayudarlo a dar misa. Me sentí señalado: era la contestación que había pedido a Dios”.

“Lo más extraordinario que me pasó es haber sido llamado al sacerdocio, porque voy a ser sacerdote también en el más allá, para toda la eternidad. Cuando me llamó Dios, tuve que abandonar muchas cosas, y lo único que lamento es haber tenido que dejar el remo, la natación y la navegación a vela”.

Advertisements

El que tenga oídos que oiga

El tiempo está pasando cada vez mas rápido. No nos alcanzan los minutos para tanto que hemos pensado que tenemos que hacer. Todos lucimos cansados y agobiados. Llevamos una carga. La carga de nuestros propios pensamientos que nos atrapan poco a poco y luego se convierten en la única forma de vida que conocemos.

El tiempo en esta tierra no es eterno, pero la presión de la sociedad nos aleja del propósito de la existencia. Alimentarnos solo de nosotros mismos y vanagloriarnos con nuestros pequeños éxitos. Qué efímero que es el éxito humano y que soledad tan grande produce. Lo vivido hace una semana no lo recuerdo ya con exactitud, pero aun me pesan las horas que estuve preocupada de tantas cosas pasajeras. ¿Cómo podemos tener paz, cuando no te conocemos?

Si logré tener éxito en algo fue solamente aquel día que me rescataste y tu luz me separó de la oscuridad. Qué mal que estamos sin ti! Señor, dueño del universo, despiértanos!!

 

 

 

A home forever

My hope is in you
Not because I’m influenced by others.
Not because I was weak or lonely.
Not because my mind makes me see things.
It was just because you were always there for me.
You were waiting for me all the days of my life.
You came to me
You rescued my soul
You knocked my door and I opened it
And the most amazing and sweetest love was there.
I rest in your shelter
I dwell in your home
a home of peace
a home of life
a home forever.

God is eternal

I was reading It’s not about me, written for Max Lucado and I just found these words so wonderful. I didn’t know how peaceful is to see God in a different perspective about time. We are always thinking in the future, in the past and sometimes in the present, but time for God is not like that.

God is eternal. He does not live sequential moments, laid out on a time line, one following the other. His world is one moment or, better stated, momentless.

He doesn’t view history as a progression of centuries but as a single photo. He captures your life, your entire life, in one glance. He sees your birth and burial in one frame. He knows your beginning and your end, because ha has neither.

Have you ever thought in God in that way? Is something we might see incomprehensible and unclear but is more like that. Is something sublime. Is like we will be free one day. Free of thoughts, free of resentments, free of attachment. Just us and the most powerful love: God.

One night I had a dream. I was flying through the ocean and through the clouds. I was already a spirit. Just my soul and a happiness I can’t explain in words. I didn’t feel guilty. I didn’t feel oppression. I didn’t have any regrets. The most splendid freedom and there was no such thing as time.

 

¿Cómo amas a Dios?

Ama al Señor tu Dios con todas tus fuerzas! lo he escuchado, lo he sabido y por supuesto lo he sentido, pero muchas veces me pregunto ¿cómo mas te amo Dios… cómo mas puedo amarte? Cómo puedo hacer que ese primer mandamiento inunda todo mi ser y permanezca en mí? o Cómo alguien puede siquiera pensar en esto sentado en una oficina con mucho trabajo que resolver, un jefe insatisfecho y un ambiente lleno de competencia y cosas mundanas?

Basta con ser bueno? Sonreír en un día malo? Ayudar al vecino? Ser agradecido? Yo creo que hay algo más que abre las puertas al agua viva. Tu presencia es poderosa e hizo que algunos siguieran tus pasos, pero solo algunos, porque dedicarse a las cosas de Dios no es la primera cuestión infundida en esta sociedad. El mundo nos atrapa fácilmente y es muy difícil escaparse de uno mismo; es mas fácil seguir a los demás y dejarse influenciar por lo que todos hacen y aplauden que seguir un destino guiado por nuestro Creador.

Qué perdidos que estamos, que desorientados! preocupados por un tiempo en la tierra que ya sabemos tiene fin y con poco interés de alimentar el alma con las cosas eternas, que bellas y simples que sí son. Se admiran a los santos, pero no muchos quieren ser como ellos.

 

 

Por este secreto estoy preso

 

shutterstock_266041025-976x813

Cuando decides rendirte y entregar tu vida a Dios de verdad, todo cambia. Ya los planes no son como antes y la vida se convierte en una verdadera aventura. Yo nunca me imaginé que Dios sería así. Nunca me imaginé que el amor era en realidad ese sentimiento tan dulce, poderoso e indescriptible que puede transformar vidas. Muchas veces había leído sobre personas que habían cambiado para bien por iniciar en los caminos de Dios, sabia de testimonios cristianos y cosas por el estilo, pero luego solo los olvidaba.

Una noche estaba leyendo el testimonio de Gloria Polo y cuando lo hice Dios sorprendentemente me quitó el velo de los ojos y yo simplemente creí. Todas las palabras que estaban allí escritas eran de alguna forma para mí. La fuerza que tiene Dios es increíble y sobrepasa todo. Unos años atrás de haber leído ese testimonio yo le había dicho a Dios que me rendía y así lentamente fue acercándome a su gracia, hasta que no pude resistirme más a su bondad y ahora y si es su voluntad alguien leerá esto y quizás quiera saber más, quizás se pregunte más cosas, quizás no entienda nada ahora, pero si decide oír el susurro de la voz de Dios, si decide rendirse a su vida misma, va a abrir una puerta hacia el otro lado y va a encontrar las respuestas de su existencia.

Yo una vez toqué esa puerta, muchas veces quizás porque siempre sentí que algo me hacia falta y sé que Dios puso eso en mí para encontrarme. El día que esa puerta se abrió había un universo infinito de conocimiento. El azul se volvió más azul. El verde más verde, los arboles respiraron, oí a los pájaros cantar, el frío dejó de estorbarme, las estrellas se volvieron los ojos de Dios y las personas su creación perfecta.

Pero entonces también descubrí el secreto por el que estoy preso: el secreto de Cristo. (Colosenses 4, 3), pues es un secreto que no todos quieren oír.